• Tour: Playas de la Reserva Nacional de Paracas

Fue creada con el fin de conservar una porción del mar y del desierto del Perú, dando protección a las diversas especies de flora y fauna silvestres que allí viven.

Conservar una muestra representativa de los ecosistemas marinos del mar frío de la Corriente Peruana o Corriente de Humboldt, considerado por los especialistas como el más productivo de la Tierra, además de mantener los ambientes utilizados por una amplia variedad de especies migratorias para su alimentación y refugio durante sus largas travesías anuales.

 

 

icono

DETALLES

PLAYAS DE LA RESERVA NACIONAL DE PARACAS:
• Playa Arena Roja:

La playa roja es sin duda un espectaculo por su exótica belleza. El color rojizo de su arena, la convierte en una playa muy singular.
Se originó con la explosión de los volcanes que azotaron el pacifíco. El contacto de la arcilla incandecente y el agua salada, hicieron de esta playa un lugar único en el perú.

• Playa la Mina y Rapón

Estas son las playas más visitadas de la Reserva debido a su gran belleza escénica, paisajes con acantilados rocosos algo elevados, aguas mansas y cristalinas y arena blanca y fina. El nombre La Mina proviene de una antigua mina de carbón que existía al extremo sur de la playa. Llegar a Raspón era, hasta hace un tiempo, una aventura algo riesgosa, pues los visitantes debían descender por una cuesta rocosa empinada, de ahí su nombre, ya que quienes caían en el intento terminaban con algunos raspones. Hoy en día el acceso es sencillo y no implica problema alguno.

• Playa Yumaque:

Esta pequeña y protegida ensenada en forma de media una tiene aproximadamente 2 km de largo. Su nombre proviene del quechua y significa "lugar donde se saca con la mano", pues es posible extraer pequeños moluscos conocidos como "palabritas" (Donax spp). En esta zona se descubrió al pingüino gigante, denominado Inkayacu paracasensis en honor a la Reserva Nacional de Paracas. Existe una réplica de esta especie en el Centro de Interpretación. 

• Playa Lagunilla:

Esta playa de arena, poco oleaje y pequeñas formaciones rocosas es ideal para la natación y el campamento. Los visitantes pueden acercarse a la caleta de pescadores que se encuentra próxima, donde desembarcan peces como cabrilla, cabinza, bonito, pejerrey y jurel, entre otros, así como choros, lapas, chanque, pulpo, cangrejo, etc. Antes de llegar a Lagunillas se cruza un puesto de control y vigilancia de SERNANP con guardaparques de la Reserva, quienes están capacitados para brindar información pertinente a los visitantes.

• Playa Atenas:

Esta hermosa playa, que se distingue por sus aguas calmas y claras donde predominan las piedras sueltas y las algas marinas, es una de las favoritas entre los bañistas. Es considerada, además, ideal para practicar el windsurf.

• Playa Mendieta:

Sin duda una de las playas más hermosas de la Reserva. Frente a sus costas se observan dos islotes que los pescadores del lugar llaman Tortuga y Panetón. La playa tiene, además, dunas de arena cubiertas por vegetación. Sus aguas son frías y corre bastante viento. Se recomienda no acampar en la zona sur de la playa, ya que después del terremoto del 2007, existe la posibilidad de que haya derrumbes.

• Playa los Viejos:

Esta playa destaca por sus incomparables puestas de sol y porque desde aquí puede apreciarse la imponente Isla San Gallán y las majestuosas Islas Ballestas. Para llegar se recomienda una camioneta 4x4 y es necesario contar con un permiso especial de la Jefatura para visitar esta playa.